domingo, 22 de marzo de 2015

Netanyahu de Israel

Este jueves publiqué este artículo en el diario vizcaíno El Correo donde analizo cuáles pueden ser las políticas de Netanyahu hacia la cuestión palestina en su cuarto mandato. La respuesta es clara: afianzar las fronteras del Gran Israel y enterrar definitivamente la solución de los dos Estados. ¿Se lo permitirá la comunidad internacional?

Benjamin Netanyahu es el gran vencedor de las elecciones legislativas israelíes. La aplastante victoria del Likud le permitirá asumir su cuarto mandato y, por lo tanto, le convertirá en el primer ministro más longevo en la historia de Israel, superando incluso al propio David Ben Gurion, quien en 1948 proclamó el nacimiento del nuevo Estado. En el ánimo del electorado parecen haber pesado más las cuestiones relacionadas con la seguridad y la política exterior que la agenda doméstica y la situación económica, en las que la opositora Unión Sionista basó su campaña. 

Al contrario de lo esperado, el electorado israelí no ha penalizado la arriesgada estrategia de Netanyahu de confrontación con la Administración de Obama. Debe recordarse que el primer ministro israelí inauguró su campaña en Washington dirigiéndose a los congresistas y senadores norteamericanos, a los que advirtió en torno a los peligros de un posible acuerdo nuclear con Teherán, sobre todo si es acompañado del levantamiento de sanciones y se convierte en la antesala de una normalización de relaciones. El discurso de Netanyahu ante el Congreso de EE UU fue interpretado por muchos como una injerencia en la política exterior norteamericana y una bofetada al presidente Obama. De hecho, antiguos responsables del Mossad han advertido de que, al tensar la cuerda, se ponía en peligro la tradicional alianza entre los dos países.

Sólo cuando las encuestas se volvieron en su contra y anticiparon una victoria laborista, Benjamin Netanyahu situó a la cuestión palestina en el centro del debate para advertir que no haría ningún tipo de concesiones territoriales ni permitiría el establecimiento de un Estado palestino. En realidad esta posición no es novedosa, ya que en la práctica el mandatario ha hecho todo lo posible para expandir las fronteras de Israel y torpedear el proceso de paz. Lo que es novedoso es que lo verbalice de manera tan contundente, ya que entra en contradicción con lo defendido en el pasado. Para atraerse a los colonos, Netanyahu ha señalado que una eventual independencia palestina daría paso a un Hamastán o, incluso peor, a una Palestina bajo el control del Estado Islámico, idea que por esquizofrénica que pudiera parecer ha calado entre ciertos sectores de la sociedad israelí a juzgar por los resultados obtenidos.
Al mostrarse claramente contrario a la solución de los dos Estados, Netanyahu deja claro que profundizará la colonización mediante la ampliación de los asentamientos, donde ya viven 550.000 colonos, e intensificará la judaización de Jerusalén para separarla de su entorno árabe, todo ello con el propósito de impedir que algún día se convierta en capital de un eventual Estado palestino. No por casualidad, Netanyahu finalizó su campaña en Har Homa, un asentamiento que él mismo contribuyó a crear en tierras expropiadas a los palestinos durante su primer mandato (1996-1999) y que ahora alberga, nada más y nada menos, que 30.000 colonos. Son las nuevas realidades sobre el terreno que la comunidad internacional prefiere ignorar para evitar un choque de trenes con el gobierno israelí.

En realidad esta estrategia cortoplacista pone en riesgo la viabilidad del proyecto estatal propugnado por los pioneros sionistas, que concebían a Israel como un Estado étnicamente homogéneo que reuniese a toda la diáspora judía. Como advirtiese Tzipi Livni, la dirigente de la Unión Sionista, a la desesperada el último día de campaña, «las políticas de Netanyahu y Benett nos abocan a un Estado binacional». Una denuncia similar la formulaba recientemente el diario izquierdista ‘Haaretz’: «Está ignorando la verdadera amenaza para Israel y para su capacidad para sobrevivir como un ‘Estado judío y democrático’: la ocupación sin fin de los territorios. La insistencia de Israel en gobernar sobre millones de palestinos de Cisjordania que carecen de derechos civiles, la expansión de los asentamientos y el mantenimiento de la población de la Franja de Gaza bajo el asedio son los peligros que amenazan nuestro futuro».

Al contrario de lo pronosticado, la economía no parece haber influido de manera determinante en el electorado. Quizás este haya sido el principal error de cálculo de la Unión Sionista, integrada por el Partido Laborista y Hatnuah, que ha quedado en segunda posición. La alarmante alza del coste de la vida (la vivienda se ha encarecido un 55% en los últimos cinco años) y la consiguiente pérdida de poder adquisitivo de las clases medias no parecen haber pasado factura al gobernante Likud. Durante su mandato, Netanyahu ha recortado los gastos en educación y sanidad y ha priorizado las inversiones en los territorios ocupados mediante la construcción de asentamientos y el aumento del presupuesto militar. Tampoco la apuesta por la reconstrucción de la dañada relación con EE UU o la reanudación del proceso de paz han atraído a un segmento significativo de la población.

La amplia mayoría lograda por el Likud le permitirá formar un nuevo Gobierno junto a sus aliados tradicionales (la Casa Judía de Naftalí Bennett y Nuestra Casa Israel de Avigdor Liberman), formaciones de nuevo cuño (como Kulanu, dirigida por un exmiembro del Likud) y los partidos ultraortodoxos Shas y Judaísmo Unido de la Tora. Entre todos sumarían 67 escaños, seis más de los necesarios, lo que garantizaría la gobernabilidad de Israel en los próximos años.

4 comentarios:

  1. Amigo Alvarez Ossorio: no le das un respiro al único estado democrático de Oriente Medio.. Parece mentira que tengas esa ceguera tan grande que no te permita discernir... en ninguno de tus dos artículos, ni en el de hoy, y menos en el de ayer... de verdad crees que están así de locos los israelíes?... mira, te hago regalito de un artículo, que te traduzco, de David Suissa:
    "Los amantes de la paz de todo el mundo están depresivos por todos estos israelíes que han votado por el PM Netanyahu. Algunos de ellos están cerca de la histeria, bueno, están tan seguros de si mismos. Están seguros de que un voto para Bibi (Netanyahu ) es un voto contra la paz, y que un voto para Herzog es un voto para la esperanza. Como puede ser que tantos israelíes votaron contra la esperanza ? De esto estoy seguro: los israelíes no son tan extraños. La mayoría no hubieran querido nada mejor que ofrecer a los palestinos su propio país si ello conllevaba la paz, verdadera, pero ha llegado a la conclusión de que, ahora, un estado palestino significa la guerra, no la paz. Que hay de tan extraño en esto ? Escuchemos a un experto israelí con larga experiencia sobre lo que un Estado Palestinos podría significar:

    ResponderEliminar
  2. "Israel tendrá problemas en preservar la seguridad cotidiana, que puede llevar al país a una guerra, o debilitar la moral de los ciudadanos. En tiempos de guerra, las fronteras del estado Palestino constituirán una excelente preparación para que las fuerzas móviles puedan organizar ataques sobre instalaciones de infraestructura vitales para la existencia de Israel, para impedir la libertad de acción de las fuerzas aéreas israelíes en los cielos sobre Israel, y causar un derramamiento de sangre en la población cercana a las fronteras. "
    Este era el súper cándido Shimon Peres amante de la paz en su libro de 1987, "Mañana es ahora ".
    Y eso fue ANTES de que la región comenzara a implosionar con ISIS, Al Qaeda,Hamas, Hezbollah, Siria y la amenaza nuclear iraní compitiendo entre ellos sobre quien puede ser mas violento, y ANTES de que Israel dejara Gaza y fuera recompensado con 10 000 misiles.
    "La mayoría de los israelíes dirían adiós a Judea Samaria….pero no quieren que se repita el escenario de Gaza", otro campeón de la paz, Amos Oz, dijo al NYT el verano pasado durante la guerra de Gaza.
    Que raro hay en esto ?
    Se lo que están pensando : No es criminal que un PM israelí le grite al mundo que no habrá un estado Palestino bajo su mandato ? Si, lo es. Cuando el PM I. Rabin admitió ante el mundo en su ultimo discurso de la Knesset en 1995 que la entidad Palestina que tenia en mente seria " menos que un estado ", supongo que eso era criminal.
    La ironía es que en su declaración previa a las elecciones, que volvió locos a muchos, Bibi ni siquiera fue tan lejos. Como lo explico S Rosen del Jewish Journal, "Netanyahu no dijo que se oponía a la solución de dos estados, dijo que, bajo las circunstancias actuales no ve que un estado Palestino se pueda establecer en el plazo que le queda como P.M.
    Y probablemente tiene razón con esta afirmación.
    Que tan raro es esto ?
    Saben porque tantos israelíes votaron por Bibi contra las falsas esperanzas de paz? Porque no se fían del mundo para hacer la paz para ellos, y especialmente no se fían del Presidente Obama.
    La decisión de Obama desde el principio de su mandato de maximizar la presión sobre Israel mientras dejaba virtualmente a los Palestinos fuera del foco era exactamente el mal procedimiento para acaparar la confianza de los israelíes.
    Porque la historia patética de los 20 años de fracaso en el proceso de paz es la historia de Israel haciendo una concesión tras otra frente a los Palestinos rechazando comprometerse y lanzando intifadas y misiles.
    Mismo si es Vd un israelí que odia a Bibi y piensa que comete muchos errores, porque confiaría en Obama presionando únicamente a los israelíes ?No es tan complicado: en cuanto se trata de seguridad, los israelíes miran la dura realidad de sus enemigos, y Bibi consiguió montones de estos votantes.
    Es verdad que el gran error de Bibi fue que permitió que gran parte de la critica sobre la ausencia de paz cayera sobre los hombros de Israel. Es un error táctico, enorme. Es verdad que la mentalidad de " dejar todo como esta " de Bibi es débil y corta de vista.
    Al menos. debiera hablar del engaño palestinos y relajar algo de la desproporcionada presión que se ejerce sobre Israel.
    Pero todos estos amantes de la paz que están soltando su ira contra Bibi ahora debieran ser algo responsables por su fracaso.
    En vez de estar seguros de si mismos y ser condescendientes con los votantes israelíes, debieran admitir que la estrategia de presionar durante 20 años mayormente a Israel para que haga concesiones para la paz ha sido un desastre.
    Uno, ha reforzado la intransigencia Palestina y matado cualquier esperanza de paz.
    Dos, ha nutrido la mentira global de que el fracaso es todo culpa de Israel.
    Y tres, ha marginado un grupo significativo de votantes israelíes,
    Que hay de extraño en eso ?

    ResponderEliminar
  3. Y de qué estado palestino hablas querido amigo Alvarez Ossorio???
    Abbas ha elegido alinearse con Hamas y Jihad Islamica., lo que facilita el sueño de estas 2 organizaciones : quedarse a cargo de Cisjordania. Ambos grupos desean la destrucción de Israel y se oponen a cualquier proceso de paz en O:M. Estas amenazas tienden primero a convencer a la Comunidad internacional para que siga ayudando económicamente y políticamente. Esta alianza podría desembocar en nuevos ataques terroristas contra Israel porque Hamas y Jihad islámica interpretaran que los actos anti israelíes de Abbas y su retórica son luz verde para estas acciones.
    Este acercamiento de Abbas solo confirma los temores de Israel de que Judea Samaria caerá a manos de islamistas en cuanto Israel se retire de la zona.
    La solución de dos estados empezó el día en que Hamas echo a patadas a Abbas de Gaza, y la transformo en un emirato Islamista.
    Al final, los Palestinos obtuvieron 2 estados que están en guerra el uno con el otro.

    ResponderEliminar
  4. Y otra cosa...
    Ban Ki Moon, secretario Gral de la ONU contesto a Netanyahu en el dia de su elección con una llamada para que el nuevo gobierno negocie un acuerdo de paz definitivo que cree un "estado palestinos viable "
    El Emb Ron Prosor en la ONU le contesto:
    "La ONU puede estar en desacuerdo con las políticas del Gobierno de Israel, pero hay un hecho que no se puede negar: que Israel es la única democracia de O.M….. Hubo una participación del 72 %.
    Si la ONU esta tan preocupada por el futuro del pueblo palestino , debería preguntarse por que el Presidente Abbas sigue en su 10º año de 5 años de presidencia o por que Hamas utiliza al pueblo palestinos como escudos humanos "...

    ResponderEliminar